Padres en Proceso de Duelo (Para participar es necesario registrarse)

Un espacio de mutua-ayuda para Padres que han sufrido la pérdida de uno o más hijos. Nuestro objetivo es compartir experiencias, fortalezas y esperanza que permita transformar nuestro sufrimiento; tendientes a la búsqueda de un nuevo sentido a la vida.
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  GaleríaGalería  MiembrosMiembros  RegistrarseRegistrarse  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  Conectarse  
Últimos temas
» Les compartimos nuestra experiencia vivida...
Vie Nov 08, 2013 11:38 pm por Admin

» Narrar mi dolor
Vie Nov 08, 2013 11:32 pm por Admin

» Mi hijo, Ricardo.
Lun Sep 09, 2013 2:14 pm por Tammy_Delirium

» Sobre el Cómo Ayudarnos y Ayudar a Otros a Enfrentar la Muerte de un Ser Querido
Lun Sep 09, 2013 10:38 am por Admin

» El miedo y el dolor ante la muerte - Víctor H. Palacios Cruz (Boletín Renacer - Nº 134)
Mar Jul 05, 2011 5:16 pm por Admin

» II - Sobre catarsis
Jue Mar 17, 2011 6:15 pm por Admin

» Tenemos la oportunidad de transformarnos
Lun Mar 14, 2011 8:23 pm por Admin

» MANEJO DEL DUELO
Sáb Sep 25, 2010 2:19 am por Admin

» Del libro "Lecciones de vida" Grupos Renacer -Boletín No.104
Vie Sep 17, 2010 11:10 pm por Admin

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
¿Buscas ayuda?
Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
CalendarioCalendario

Comparte | 
 

 Del libro "Lecciones de vida" Grupos Renacer -Boletín No.104

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 94
Fecha de inscripción : 07/04/2009
Localización : México

MensajeTema: Del libro "Lecciones de vida" Grupos Renacer -Boletín No.104   Vie Sep 17, 2010 11:10 pm


Durante la década del los cuarenta y antes de obtener su independencia de la Gran Bretaña, la India estaba inmersa en varias guerras religiosas internas. Un hindú cuyo hijo había muerte a manos de un musulmán en una de aquellas contiendas, visitó al Mahatma Gandhi y le preguntó:
¿Cómo podría perdonar a los musulmanes? ¿Cómo podría encontrar la paz cuando mi corazón está lleno de odio por aquellos que han matado a mi único hijo?

Gandhi le recomendó que adoptara a un huérfano enemigo y lo criara como si fuese hijo suyo.

Necesitamos perdonar par poder vivir una vida plena. El perdón es el medio que disponemos para sanar nuestras heridas, para volver a relacionarnos con los demás y con nosotros mismos. Todos hemos sido heridos, y aunque no merecíamos ese dolor, de todos modos nos hicieron daño. Y es casi seguro que nosotros también hemos herido a otros. El problema no consiste en que nos hayan herido, sino en no poder o no querer olvidar. Esas son las heridas que continúan doliendo. A lo largo de la vida vamos acumulando estas heridas, y carecemos de las directivas o la formación para deshacernos de ellas. Aquí es donde el perdón entra en juego.

Podemos vivir practicando el perdón o no practicarlo. De forma irónica, el perdón puede ser un acto egoísta, puesto que incide más en la persona herida que en quién la hirió. Los moribundos encuentran la paz de la que carecieron en vida porque morir es liberarse y perdonar también lo es. Cuando no perdonamos nos aferramos a viejas heridas y perjuicios; mantenemos vivas las épocas infelices del pasado y alimentamos nuestros resentimientos.

Cuando no perdonamos nos convertimos en esclavos de nosotros mismos.
El perdón nos ofrece muchas cosas, incluso la sensación de plenitud que creíamos arrebatada por el ofensor. El perdón nos ofrece la libertad de volver a ser quienes somos. Todos, nosotros y nuestras relaciones, merecemos la oportunidad de un nuevo comienzo. Esta oportunidad es la magia del perdón. Cuando perdonamos a los demás o a nosotros mismos, recuperamos la armonía. Del mismo modo que un hueso soldado es más fuerte que ese mismo hueso antes de romperse, nuestras relaciones y nuestra vida serán más fuertes cuando el perdón haya sanado nuestras heridas.

Los moribundos son grandes maestros del auténtico perdón. Ellos no piensan:"Yo tenía razón y sé que tú estabas equivocado, pero en mi grandeza, te perdono". "Has cometido un error y yo también. Pero ¿quién no? Pero ya no quiero medirte por tus errores del mismo modo que no quiero que me midan a mí por los míos".

Existen muchos obstáculos para perdonar. El principal es pensar que si perdonamos aprobamos el comportamiento del que nos hirió.
Pero perdonar no consiste en estar de acuerdo con que nos hirieran, sino de liberarnos del dolor que sentimos por nuestro propio bien, y porque nos damos cuenta de que de que si nos aferramos al rencor seremos nosotros quienes nos sentiremos desgraciados. Las personas que se resisten a perdonar deben recordar que sólo se castigan a ellas mismas.

Perdonar no significa permitir que nos pisoteen. Perdonar es un sentimiento de caridad en el mejor sentido de la palabra. Cuando perdonamos, reconocemos que la otra persona no estaba en su mejor momento cuando nos hirió, y que es mucho más que sus errores. Los demás también son humanos, cometen errores y han sido heridos, como nosotros. Después de todo, el perdón se produce en nuestro interior. Perdonamos para sanarnos a nosotros mismos. El comportamiento de los demás no es más que eso, una manera de comportarse, pero nosotros no perdonamos su comportamiento, sino a la persona.

El deseo de venganza es otro obstáculo para el perdón. Cuando nos desquitamos, sólo ofrecemos un sentimiento temporal de alivio o satisfacción, si es que obtenemos algo. Acto seguido, nos sentimos culpables por habernos rebajado al tipo de comportamiento que, al principio, pensábamos que era incorrecto. Cuando nos desquitamos queremos que quienquiera que nos haya herido sepa lo mucho que nos ha dolido su actuación, de modo que arremetemos contra él…y entonces nos duele más. No hay nada malo en expresar nuestro dolor, pero si nos aferramos a él se convierte en un castigo que nos imponemos a nosotros mismos.

Perdonar puede ser difícil. En ocasiones resulta más fácil obviar la situación. Muchas veces sentimos la necesidad imperiosa de perdonar pero lo aplazamos, y con nuestra pasividad permitimos que gota a gota, la infelicidad se vaya colando en nuestra vida. A veces no somos conscientes de que no queremos vivir así y de que no disponemos de toda la eternidad para aclarar las cosas hasta que nuestra vida está a punto de terminarse.

La falta de perdón nos mantiene estancados. Esta situación nos resulta tan familiar y hasta podemos sentirnos tan cómodos en ella, que perdonar nos parece aventurarnos en lo desconocido. A menudo resulta más fácil culpar al otro que reanudar la relación. Además si nos fijamos en los errores de la otra persona no tenemos que observarnos a nosotros mismos y nuestros defectos. Cuando perdonamos recuperamos nuestro poder para vivir y desarrollarnos más allá del incidente que nos ofendió. Vivir en el dolor nos hace víctimas perpetuas, mientras que si perdonamos, trascendemos el dolor. No tenemos porque sentirnos heridos por algo o alguien de forma permanente, y en este conocimiento reside un gran poder.

Explicar cómo podemos perdonar en cuatro fáciles lecciones es como explicar de qué forma podemos salvar al mundo, o sea, igual de difícil.
A veces, perdonar es como si nos arrancaran las entrañas, por eso parece tan duro como salvar al mundo.

Cuando éramos pequeños y nos herían o heríamos a alguien, normalmente alguien pedía perdón, sin embargo ahora que somos adultos, las disculpas no se oyen con tanta frecuencia y aunque las oigamos, decidimos a veces que no son suficientes. Si un niño hace algo mal, percibimos su miedo, confusión y falta de conocimiento. En él vemos a un ser humano. Pero cuando es un adulto el que nos hiere, tendemos a ver sólo lo que nos ha hecho. Ese adulto se convierte, para nosotros en una personalidad unidimensional caracterizada solamente por el dolor que nos ha causado.

El primer paso para perdonar es ver otra vez en esa persona a un ser humano. Los demás a veces cometen errores, y a veces son débiles, insensibles, imperfectos; están confusos y dolidos; se sienten solos, emocionalmente inmaduros y frágiles y tienen necesidades. En otras palabras son como nosotros, almas que realizan un viaje lleno de altibajos. Una vez que reconocemos que son seres humanos, podemos empezar a perdonarlos haciéndonos concientes de nuestro enfado. Debemos deshacernos de esa energía estancada golpeando o chiflando a una almohada, diciéndole a un amigo lo enfadados que estamos, gritando o haciendo cualquier otra cosa que nos ayude a sacarlo afuera. En muchas ocasiones, después de esta reacción sentiremos la tristeza, el dolor, el odio y el sufrimiento que había detrás del enfado. Cuando esto ocurra, debemos permitirnos experimentar esos sentimientos para, acto seguido, desprendernos de ellos, que es la parte más dura.

El perdón no tiene que ver con las personas que nos han herido, no tenemos que preocuparnos por ellas. Hicieran lo que hicieran, lo más probable es que estuviera más relacionado con ellas , con su mundo y sus problemas, que con nosotros.

Cuando soltemos ese gancho que nos unía a ellos, nos sentiremos libres. Todo el mundo tiene cuestiones que resolver y ninguna de esas cuestiones es asunto nuestro. Lo que sí es asunto nuestro es nuestra paz espiritual y nuestra felicidad.

Elizabeth Kübler Ross


"Muchas veces el comienzo es el final, Porque el final puede ser la única manera de comenzar"
T.S.Elliot
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://padresenduelounangel.forosactivos.net
 
Del libro "Lecciones de vida" Grupos Renacer -Boletín No.104
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» MALVINAS ARGENTINAS: PRESENTARON LIBRO SOBRE LA VIDA Y OBRA DE JOSE LARRALDE
» Malvinas Argentinas: En el campus de la UNGS, Adriana Puiggrós presentará un libro sobre la vida de su padre.
» Clases de padres y sus lecciones de vida...Cómo fué el tuyo?
» Abro mi libro y estoy en.............
» Vida de Pi

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Padres en Proceso de Duelo (Para participar es necesario registrarse) :: Temas acerca del Duelo :: Temas acerca del Duelo-
Cambiar a: